“La estación X”, por George McLeod Winsor

Título: La estación X

Autor: George McLeod Winsor

 Traducción: Ignacio López Valencia.

Incluido en la revista Léame nº ¿?

Pie de imprenta: Madrid: Ed. Aguilar, 1928.

Título original: Station X (1919).

Género – materia: ciencia ficción – extraterrestres – invasiones

George McLeod Winsor fue un escritor británico que nació en Gateshead [hoy Tyne and Wear] en 1856 y murió en Isleworth, Middlesex, el 27 de julio de 1939. Su primera novela de ciencia ficción fue Station X, en 1919. También escribió The Mysterious Disappearances (1926; en Estados Unidos, Vanishing Men, 1927), donde un científico loco descubre un nuevo elemento, que hace levitar a sus víctimas y así puede cometer el crimen perfecto. La estación X se publicó originalmente en 1919 por J. B. Lippincott Company, con filial en Londres y Philadelphia, y luego apareció publicada en Estados Unidos en el Amazing Stories volumen 1, número 4, correspondiente a julio de 1926. En España, sorprendentemente, apareció dos años después de su edición original en la revista Alrededor del mundo, especializada inicialmente en viajes, para luego publicar novelas que se centraran, más o menos, en la temática.

p-00038832

No cabe duda de que Winsor escribió la novela en respuesta a la mítica La guerra de los mundos (The War of the Worlds, 1897) de H. G. Wells. Como se recordará, en ésta los marcianos son derrotados por no adecuarse su organismo a las bacterias que habitan en nuestro mundo. Así pues, la tesis que plantea la presente historia es que los habitantes de un planeta no pueden viajar a otro debido a la incompatibilidad con los microorganismos autóctonos. Así pues, el sistema de “invasión” que plantea es por medio de una especie de proyección mental y posesión del habitante del planeta invadido. Por supuesto que este elemento remite a ese gran clásico cinematográfico que es La invasión de los ladrones de cuerpos (Invasion of the Body Snatchers, 1956), de Don Siegel, basado en la novela de Jack Finney de 1954. En todo caso, salvo error, la novela que se suele citar en que se planteaba por primera vez esa idea referente a humanos poseídos por entidades alienígenas era Amo de títeres (The Puppet Masters, 1951), de Robert Heinlein. De ese modo, esta La estación X, de 1919, supone un ilustre precedente a todas estas temáticas. Inclusive hay un momento en el cual un personaje refiere: “En la isla hay tres personas. Cualquiera de ellas puede ser un marciano”, lo cual remite indefectiblemente a La cosa (The Thing, 1982), de John Carpenter ―basada, a su vez, en el relato “¿Quién anda ahí?” (“Who Goes There?”, 1938), de John W. Campbell Jr―.

El curioso y original método para efectuar la invasión es por medio de la transmisión por radio (1). La radio, por aquel tiempo, era una invención con escaso recorrido popular. En 1894 Nikola Tesla efectuó la primera exhibición pública de una transmisión de radio,  y en 1895 el italiano Guglielmo Marconi construyó el primer sistema de radio, logrando en 1901 enviar señales al otro lado del Atlántico (2). Al fin, las primeras transmisiones regulares para entretenimiento se realizaron en 1920 en Argentina y en Estados Unidos, es decir, un año después de la publicación de la presente novela.

amazing-stories-july-1926

La trama presenta a Alan Macrae haciéndose cargo de una emisora de radio secreta en una isla del Pacífico, que llamarán Estación X, y de gran importancia estratégica para el Reino Unido. Mientras está realizando su trabajo rutinario recibirá una señal procedente de Venus. El veneriano (como se le llama en el libro) advierte del peligro de una invasión desde Marte por el método anteriormente referido. Entrará en escena el verdadero protagonista de la historia, el profesor Stanley Rudge, y que perfectamente puede formar parte de los científicos de romance científico de la época como son el profesor George Edward Challenger (que debutó en El mundo perdido [The Lost World] en 1912) o el profesor Maracot (en El abismo Maracot [The Maracot Deep] en 1929), ambos creación de Sir Arthur Conan Doyle, y todos ellos ilustres precedentes del profesor Bernard Quatermass de Nigel Kneale.

Como se puede comprobar, a nivel histórico la novela ofrece notorio interés dentro del género de la ciencia ficción. Pero, ¿y en el aspecto literario? Pese a determinadas ingenuidades u obviedades muy propias de la época, la trama es consistente e, incluso, cautivante. Los personajes de Alan Macrae y del profesor Rudge son atractivos e interesantes, y con respecto al primero resulta bastante sugerente el modo en que arranca con él, como si fuera el protagonista, y luego lo desplaza a un estadio secundario. Lo original y, como se ha visto, precursor de determinados elementos argumentales son otro punto a su favor. Acaso lo único que chirríe un tanto es el tono algo rancio y acartonado de ciertas frases, sin duda producto de la traducción de Ignacio López Valencia ―traductor ocasional de Edgar Wallace― (el lector, mentalmente, puede construir alguna de las frases de un modo menos rebuscado).

download-2

 

Carlos Díaz Maroto

(1) Aquí, una vez más, tenemos un ilustre precedente, pues una idea similar se ofrece en el episodio piloto de la magnífica serie Rumbo a lo desconocido (The Outer Limits; 1963-1965) titulado “The Galaxy Being”.

 (2) Recientes investigaciones parecen indicar como predecesor y, por tanto, como verdadero inventor de la radio al español Julio Cervera, quien habría trabajado con Marconi en 1898. Cervera (1854-1927) resolvió los problemas de la telegrafía sin hilos, y transmitió la voz humana, y no señales, entre Alicante e Ibiza en 1902. El científico español registró la patente en cuatro países, España, Inglaterra, Alemania y Bélgica.

Publicado en Literatura, Reseñas | 2 comentarios

Los 7 magníficos del espacio (Battle Beyond the Stars) (1980)

Sador es un déspota que viaja por el espacio, conquistando planetas y robándoles los recursos. Cuando llega al pacífico planeta Akir, sus habitantes no están dispuestos a cederles sus bienes. El joven Shad viajará por el espacio para reclutar ayuda con el fin de combatir al dictador.

Dirección: Jimmy T. Murakami, [Roger Corman, sin acreditar]. Producción: New World Pictures. Productor: Ed Carlin. Productor ejecutivo: Roger Corman. Productora asociada: Mary Ann Fisher. Guion: John Sayles, según argumento de J. Sayles y Anne Dyer. Fotografía: Daniel Lacambre. Música: James Horner. Montaje: Allan Holzman, R.J. Kizer. Dirección artística: Charles William Breen, James Cameron. Efectos especiales: Steve Neill, Rick Stratton (maquillajes), James Cameron, Alec Gillis, Pat Thompson, Dennis Skotak, Robert Skotak (diseño y construcción de miniaturas). Ayudantes del director de producción: Gale Anne Hurd, Aaron Lipstadt. Intérpretes: Richard Thomas (Shad), Robert Vaughn (Gelt), John Saxon (Sador), George Peppard (Cowboy), Darlanne Fluegel (Nanelia), Sybil Danning (Exmin), Sam Jaffe (Dr. Hephaestus), Morgan Woodward (Cayman), Earl Boen (Nestor 1), John Gowans (Nestor 2), Steve Davis (Quopeg), Lawrence Steven Meyers (Kelvin), Lara Cody (Kelvin), Lynn Carlin (Nell [voz]), Jeff Corey (Zed), Marta Kristen (Lux), Julia Duffy, Eric Morris, Doug Carleson, Ron Ross, Terrence E. McNally, Galen Thompson, Whitney Rydbeck, Tom Henschel, Nate Esformes, Richard Davalos, Lanny Broyles, Rob Reece… Nacionalidad y año: Estados Unidos 1980. Duración y datos técnicos: 104 min. Color 1.85:1.

poster

Cuando George Lucas intentó vender la idea de Star Wars en los setenta le dieron con la puerta en las narices en muchos estudios de Hollywood; le dijeron que la space opera había pasado en el cine, y ya no estaba de moda. Al fin, la Fox confió en él y fue un éxito apabullante. De inmediato, otros estudios se pusieron a hacer aquello que habían rechazado con anterioridad. Roger Corman, productor de la serie B a la Z con su estudio New World Pictures, tomó buena nota de todo ello y montó también su película espacial, la más cara que había producido hasta el momento, con un presupuesto de dos millones de dólares[1]: la mayor parte del dinero fue destinado a pagar los salarios de George Peppard y Robert Vaughn, que se cotizaban altos en aquellos tiempos.

foto9

Como guionista Corman contó con John Sayles, que el año anterior había debutado como director con un excelente drama social, Return of the Secaucus Seven (1979), y que de hecho se especializaría en este tipo de cine después, aunque ello no exime que dirigiera algunas muestras de cine fantástico, tales como The Brother from Another Planet [vd/dvd: El hermano de otro planeta, 1984], la soberbia El secreto de la isla de las focas (The Secret of Roan Inish, 1994) y la periférica Men with Guns (Men with Guns, 1997). Paralelamente a esta carrera, Sayles, inveterado cinéfilo, participó como guionista en determinadas películas de género: Piraña (Piranha, 1978), La bestia bajo el asfalto (Alligator, 1980) y Aullidos (The Howling, 1981) son las más populares.

foto1

Aquí el argumento es una traslación al espacio de Los siete valientes / Los siete samurais (Shichinin no Samurai, 1954), de Akira Kurosawa, y también de su remake norteamericano y westerniano, Los siete magníficos (The Magnificent Seven, 1960), de John Sturges. Como homenaje a la primera, el planeta donde acontece la acción se llama Akir, y sus habitantes akiras, y en honor a la segunda, Robert Vaughn repite, en cierto modo, su papel (George Peppard fue candidato a otro de los cometidos en el film de Sturges, el que luego haría Steve McQueen).

foto2

La cinta, pese a inspirarse en Star Wars —las tomas mayestáticas de alambicadas naves, el protagonismo de muchacho joven que se rige en salvador de su pueblo—, sin embargo en muchos aspectos está más cercana a Star Trek, no tanto la película de Robert Wise Star Trek, la película: La conquista del espacio (Star Trek: The Motion Picture, 1979), sino de la serie originaria de Gene Roddenberry, emitida inicialmente entre 1966 y 1969: el contacto con múltiples formas de vida, el contraste de diferentes culturas… Esa sensación se acrecienta por la partitura musical, obra del mimético James Horner, que después, en Star Trek II: la ira de Khan (Star Trek: The Wrath of Khan, 1982), de Nicholas Meyer, retomó algunos temas de la presente, reelaborándolos.

foto3

El director es el enigmático Jimmy T. Murakami (1933-2014): como animador realizó una amplia carrera por todo el mundo, dirigiendo cortos de gran belleza, así como dos largos, el escalofriante Cuando el viento sopla (When the Wind Blows, 1986) y Cuento de Navidad, de Charles Dickens (Christmas Carol: The Movie, 2001). En cuanto al cine de imagen real, rodó escenas adicionales para Humanoides del abismo (Humanoids from the Deep, 1980), de Barbara Peeters, amén de la presente. También, según parece, Roger Corman filmó algunas secuencias para Los 7 magníficos del espacio.

foto4 

Sin duda, llevar a cabo una película como ésta debió resultar muy complicado para un estudio pequeño como New World Pictures. John Sayles escribió un libreto amplio, y ya en preproducción se eliminaron secuencias para ahorrar presupuesto, y otras fueron descartadas a lo largo del rodaje. Ello queda evidente en el abrupto montaje, y cómo determinados personajes carecen del desarrollo que merecen[2]. Si se mira la ficha técnica, el equipo de efectos especiales es ingente, y sorprende cómo con tan limitado presupuesto —pese a lo referido con anterioridad—, a nivel técnico la película brille a tal altura, semejando tener más de lo que realmente tenía. El diseño de producción de los planetas es bellísimo, el vestuario extraterreno funciona —dentro de los cánones que impusieron series como Star Trek o Espacio 1999— y las naves son efectivas y potentes.

foto5

Desde el punto de vista dramático, el tono es ligero, sobre todo al inicio, resultando acaso excesivo en la secuencia con los robots, demasiado infantiles en su concepto. Por suerte, la galería de personajes resulta firme, destacando en particular los magníficos cometidos que desempeñan Robert Vaughn y George Peppard, amargo uno, chispeante el otro, efectuando el adecuado contrapunto entre ellos. Richard Thomas, un excelente actor lastrado por su aire sempiternamente juvenil, aporta la viveza que su personaje precisa, y Sybil Danning está despampanante, sin más. Hacia el final, con la escena de la batalla contra Sador y sus huestes, el film adquiere un tono más grave, y las muertes se suceden en ambos bandos, tornándose el resultado más sombrío.

foto6

El film supone un entretenimiento grato, con un ritmo imparable, unas imágenes bien concebidas y una trama efectiva. No hay complejidades en un argumento directo sin más pretensiones y, pese a los problemas de montaje referidos, el conjunto merece la pena.

foto7

 

Anécdotas

  • Título en Argentina, Chile, México, Panamá, Perú y Venezuela: Batalla más allá de las estrellas. Título en Colombia: Batalla más allá de las galaxias.
  • Otros muchos países adoptaron en el título el nombre del malvado de la película, Sador.
  • En los premios Saturn de 1981 fue candidata a mejor película de ciencia ficción, efectos especiales, maquillaje y vestuario. Además, Sybil Danning fue premiada en la categoría de “logro especial”.
  • Los futuros director James Cameron y productora Gale Anne Hurd se conocieron en esta película y decidieron unir sus posteriores carreras profesionales… y sentimentales.
  • Como director se tanteó al australiano Richard Franklin.
  • El lenguaje Malmori que se ve en las pantallas en realidad es hebreo.
  • Partes de las naves estaban construidos con contenedores de hamburguesas McDonald.
  • Durante la pre-producción corrió el rumor de que el protagonista sería John Wayne, y el director Ingmar Bergman. Por supuesto, era una broma.
  • El personaje de Cayman, originalmente, estaba concebido como un humanoide melancólico y de tonalidad oscura.
  • En la película Space Raiders [vd: Space Raiders, 1983], de Howard R. Cohen, otra producción Corman, se reutilizaron planos de efectos especiales de la presente, así como gran parte de la partitura de James Horner. Lo mismo se hizo después en otra película, Wizards of the Lost Kingdom [vd: Los hechiceros del reino perdido, 1985], de Héctor Olivera. Hay otras películas con tomas de este film.
  • En el guion original, una parte de los akiras abandonaba el planeta, debido a que su sociedad se había vuelto violenta. Se eliminó de la película porque las tomas de la nave abandonando el lugar no tenían la calidad suficiente.
  • En marzo de 2010 se publicó un cómic precuela a la película, obra de  Bluewater Productions, como mini-serie de cuatro números. Ambientado treinta años antes, se cuentan las aventuras espaciales de Zed (el anciano interpretado por Jeff Corey). También aparecen el Dr. Hephaestus y Sador.
  • Algunas copias televisivas, durante los planos de Sybil Danning pilotando su nave, superpusieron un panel adicional para taparle los pechos.
  • Estrenada en Estados Unidos el 8 de septiembre de 1980. En España se estrenó el 20 de julio de 1981 en Barcelona y dos días después en Madrid.

Carlos Díaz Maroto (Madrid. España)

foto8

[1] Star Wars costó once millones.

[2] En el blu-ray editado recientemente en España se incluye una galería de fotos de producción donde aparecen personajes extraterrestres que no se ven en la película, entre ellos uno idéntico al de Llegan sin avisar (Without Warning, 1980), de Greydon Clark, pero con otro vestuario.

Publicado en Cine, Reseñas | Deja un comentario

Vuelve INVASORES DE MARTE

Tras una etapa congelado, vuelve el blog Invasores de Marte, con sus contenidos renovados. Aprovechando el nombre, a partir de ahora se centrará solo en la ciencia ficción, dentro de sus distintas modalidades. Esperamos que os guste.

h1

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“La ciudad oculta”, de Chester S. Geier

  • “La ciudad oculta”, por Chester S. Geier; traductor desconocido; ilustración de la cubierta, Julian S. Krupa. En Pistas del espacio nº 1. Buenos Aires: Acme, 1957. T.O.: “Hidden City” (Amazing Stories, jul. 1947).
  • Género/materia: novela corta – ciencia ficción – conquista espacial – mutantes – imperios.

f423bcddaa24a4cb8117512ffc0a04d2

Chester S. Geier (1921-1990) es uno de tantos escritores norteamericanos de ciencia ficción pulp prácticamente desconocidos en España, aunque algunos relatos suyos se han publicado dispersos[1], y la mayoría de ellos, además, en otros países hispanohablantes, por lo cual su localización se hace muy difícil. Mudo desde los doce años, su primer relato de la temática fue “A Lenght of Rope” (Unknown, abr. 1941), y fue particularmente activo en las ediciones Ziff-Davis (Amazing y Fantastic Adventures), bajo su propio nombre y seudónimos propios como Guy Archette y colectivos editoriales como Alexander Blade, P. F. Costello, Warren Kastel, S. M. Tenneshaw, Gerald Vance y Peter Worth. También fue editor, de la revista Shaver Mystery Magazine. Fue un muy prolífico autor de relatos, y algunas novelas[2], pero jamás se le ha publicado en formato de libro. Algunas de sus historias están libres de derechos[3].

La ciudad oculta es una novela corta que comienza con el clásico tema del intento de enviar una nave tripulada a la Luna, y los habituales sabotajes que parecen tan caros a este tipo de literatura en sus inicios. Al fin, los protagonistas logran llegar a nuestro satélite, y en la cara oculta descubren una ciudad, habitada por humanos mutantes, que han llegado a un grado de evolución superior, y que intentan invadir nuestro planeta y conquistarlo, como si fueran émulos de Magneto.

pistas-del-espacio-n1-ciudad-oculta-geier-vintage-pulp-1957-17490-MLU20138204234_082014-F

La novela, tras un arranque algo torpe, va tomando fuerza y se devora con interés. Los personajes, por supuesto, son tan estereotipados como es costumbre en este tipo de literatura, en particular el malo, que se hace odiable con mucha facilidad, y el personaje femenino es retratado con las clásicas limitaciones de la época. Los momentos finales de la narración alcanzan una gradación de interés alto, y el final se queda un poco sin rubricar, aunque es fácil conjeturar lo que será de la humanidad tras esos instantes.

Una novelita, en suma, atractiva, deliciosamente anticuada, y que se lee con interés, sin producir el aburrimiento rutinario que provocan otro tipo de publicaciones de este tipo menos logradas.

El volumen se completa con un relato muy breve, “Un caso de psicoanálisis” (“A Stitch in Time”, Science Stories, 1954), de Howth Castle y T. P. Caravan, anodina aportación al tema de los viajes temporales, con cierto toque irónico.

Carlos Díaz Maroto

[1] “Environment” (Astounding, 1944), como “Entorno”, en Nueva Dimensión nº 25; “Death Sentence” (Amazing Stories, 1946), como “Sentencia de muerte”, en Los cuentos fantásticos (Enigma, México); “The Final Hour” (Weird Tales 1947), como “La hora final”, en Los cuentos fantásticos nº 5 y en Cuentos macabros (Novaro); “Time Out of Mind” (Fantastic Adventures, nov. 1947), como “La mente, creadora del tiempo”, en Los cuentos fantásticos nº 10; y “Ice City of the Gorgon” (Amazing Stories, 1948), novela corta, junto a Richard S. Shaver, como “La ciudad de los hielos”, en Pistas del espacio nº 4.

[2] Su bibliografía en el género puede ser consultada en: http://www.isfdb.org/cgi-bin/ea.cgi?1153

[3] “The Sphere of Sleep” (Amazing, dic. 1942); “Cold Ghost” (Amazing, nov. 1948); ambas se pueden localizar en Project Gutenberg.

 

Publicado en Literatura, Reseñas | Deja un comentario

Cuatro Fantásticos (Fantastic Four) (2015)

Desde niño Reed Richards ha sido un genio de la ciencia, ayudado por su amigo Ben Grimm. Ahora que son adultos, el doctor Franklin Storm contrata a Reed para colaborar en su proyecto de transmisión de materia…

Dirección: Josh Trank. Producción: Twentieth Century Fox Film Corporation, Marvel Entertainment, TSG Entertainment, Marv Films, Constantin Film, Genre Films. Productores: Gregory Goodman, Simon Kinberg, Robert Kulzer, Hutch Parker, Matthew Vaughn. Productores ejecutivos: Avi Arad, Stan Lee, Bill Bannerman. Productor asociado: Cliff Lanning. Guion: Jeremy Slater, Simon Kinberg, Josh Trank, según el cómic creado por Stan Lee y Jack Kirby. Música: Marco Beltrami, Philip Glass. Fotografía: Matthew Jensen. Diseño de producción: Chris Seagers, Molly Hughes. Montaje: Elliot Greenberg, Stephen E. Rivkin. Efectos especiales: Big Flick Rentals, Mova, Moving Picture Company, Pixomondo, Rodeo FX, Weta Digital. Consultor creativo: Mark Millar. Intérpretes: Miles Teller (Reed Richards), Michael B. Jordan (Johnny Storm), Kate Mara (Sue Storm), Jamie Bell (Ben Grimm / la Cosa), Toby Kebbell (Victor Von Doom / Dr. Doom), Reg E. Cathey (Dr. Franklin Storm), Tim Blake Nelson (Dr. Allen), Dan Castellaneta (Mr. Kenny), Owen Judge (Reed de muchacho), Evan Hannemann (Ben de muchacho), Chet Hanks (Jimmy Grimm), Mary-Pat Green (Mrs. Grimm), Tim Heidecker (Mr. Richards), Mary Rachel Dudley (Mrs. Richards), Don Yesso (general), Joshua Montes, Kylen Davis, Wayne Pére, Rhonda Dents, Barney Lanning, Dennis Thomas IV, Abhi Trivedi, Benjamin Papac, Jim Gleason, Gabe Begneaud, Anna R. Parsons, Brian Stapf, Ben VanderMey, Elvin Presley, Brittney Alger, J.T. Rowland, Gretchen Koerner, Hunter Burke, Han Soto, Michael ‘Mick’ Harrity, Melissa McCurley, Jane Rumbaua, Anthony Reynolds, Spence Maughon, Lance E. Nichols… Nacionalidad y año: Estados Unidos 2015. Duración y datos técnicos: 100 min. color 2.35:1.

poster

Estos no son “Los Cuatro Fantásticos” de tu padre

El tebeo de Los cuatros Fantásticos fue creado por Stan Lee y Jack Kirby para la editorial Marvel Comics, del cual apareció el primer número con fecha de portada de noviembre de 1961. A lo largo de los años, muchos guionistas y dibujantes han pasado por la serie dejando su impronta en los personajes, cambiando algunas cosas pero volviendo al origen de forma inexorable. Con los años, la amplia historia del universo Marvel fue un impedimento para atraer nuevos lectores, o eso pensaron los ejecutivos de la editorial, así que se creó un nuevo universo donde los personajes clásicos serían reformulados para los tiempos actuales; esta versión fue llamada “Ultimate”. Como era de esperar, The Fantastic Four tuvo su versión, ideada por Brian Michael Bendis, Mark Millar y Adam Kubert, y publicada en 2004.

foto1

La productora 20th Century Fox, poseedora de los derechos cinematográficos de los héroes, decidió hacer una nueva película; pese al relativo fracaso económico, fue demoledor el crítico de Los 4 fantásticos y Silver Surfer (Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer, 2007), así que decidieron volver a contar el origen, aunque reformulando el concepto. Por el proyecto han pasado infinidad de personas. En 2009 la Fox despidió a Akiva Goldsman, productor de las dos anteriores, contratando a Michael Green –Linterna Verde (Green Lantern, 2010)– como guionista. En julio de 2012 Josh Trank es nombrado realizador de la cinta y Jeremy Slater es designado para escribir el libreto, que luego sería pulido por Seth Grahame-Smith, y ya en octubre de 2013 Simon Kinberg entra como co-guionista y productor.

foto2

El argumento del film sigue con cierta fidelidad el pergeñado para la serie “Ultimate Fantastic Four”, aunque alterando algunos elementos, entre ellos el polémico cambio de caucásico a afroamericano de Johnny Storm, pero manteniendo la juventud de los personajes (Reed Richards ya no es un cuarentón como en el universo clásico), aunque el guion tiene cierto parecido con el de Chronicle (Chronicle, 2012) –el origen de los personajes es prácticamente idéntico–, la película que encumbró a Josh Trank. La trama tiene ciertos elementos discordantes, sin duda debido a todos los guionistas que han trabajado en ella, además de la intromisión de los productores para adecuarlo a sus gustos cuando despidieron al director y hubo que rodar escenas adicionales. Pero el desarrollo de los personajes y la construcción de los elementos que vertebran la narración están muy logrados, aun notándose que se han eliminado bastantes cosas con el montaje definitivo, como por ejemplo la poca interactuación entre Ben Grimm y Reed Richards, a pesar de ser muy amigos, al igual que ocurre con el predomino del desarrollo entre los personajes en detrimento de Johnny y Grimm. Pero a pesar de esas interferencias, todos los acontecimientos que se presentan son muy interesantes, mostrándonos cómo son los personajes y cómo les cambian los acontecimientos. Lo que falla es ese precipitado final en el que se busca la espectacularidad, pero que no encaja con el conjunto por su corta duración. Teniendo en cuenta que la cinta iba a durar en origen dos horas y media y la versión estrenada sólo llega a cien minutos, ha desaparecido gran parte de lo que se quería contar.

foto3

Tal y como demostró en Chronicle, Trank sabe cómo contar la historia y cómo hacerlo de forma interesante, atrayente y admirable. La cinta exhibe un ritmo pausado, tomándose su tiempo para narrar y a la vez fascinando por el desarrollo de los acontecimientos y el de los personajes, que van a la par. Como siempre, dadas las injerencias de los productores, nunca se sabrá hasta dónde hubiesen llegado los eventos que mostraba el verdadero montaje que tenía planeado el director. Además, consigue darle un toque realista al film, pero sin eliminar los conceptos fantásticos, y a su vez se nos muestran elementos al más estilo pulp, como esa máquina construida por el joven Richards, con las bobinas de cobre a la vista, que recuerdan a las fabricadas por Tesla.

foto4

Los actores están todos muy bien, Miles Teller, Michael B. Jordan, con su polémico Johnny Storm, Kate Mara o el maravilloso Jamie Bell, han creado personajes creíbles y cercanos, hasta Victor Von Doom, interpretado por un muy competente Toby Kebbell, se nos presenta como un joven airado, pero a la vez esperando no ser engañado de nuevo, hasta convertirse en el villano de la función, que es donde desciende esa credibilidad. Y Reg E. Cathey, como Dr. Franklin Storm, está sorprendente con esa voz tan atrayente.

FOR PULSE WEB - FANTASTIC FOUR TRAILER - SCREENGRAB  https://www.youtube.com/watch?v=e-BVs-KCSiA

Otra de los obstáculos de Cuatro Fantásticos es la música, debida a Marco Beltrami y Philip Glass, que no acompaña al visionado del film.

En definitiva, la película es una muy interesante muestra del cine de superhéroes actual, que por desgracia queda lastrada por los inconvenientes de trabajar con una mega productora que solo busca el rédito fácil y la espectacularidad, y que no ha dudado en menospreciar el trabajo del director y guionistas, convirtiendo lo que podría haber sido una magnifica cinta en un desastre económico y dejando al espectador sin la posibilidad de ver cómo podría haber terminado. Lo gracioso es que, como ya demostró Bryan Singer a la propia Fox, se puede hacer una película seria de superhéroes sin perder dinero.

foto6

No son los Cuatro Fantásticos de los tebeos, pero sí una cercana muestra de un mundo alternativo donde vemos que, si los cambios están bien realizados y se nos cuenta una historia interesante, tal vez valgan la pena.

foto7

Anécdotas

* Título original alternativo: Fantastic 4. * Título promocional: Fant4stic. * Título en Argentina, Chile, México y Perú: Los 4 Fantásticos. * Tras quedar el estudio descontento con el resultado ordenó rodar nuevas escenas en enero de 2015. * El montaje original duraba dos horas y media. * Saoirse Ronan, Allison Williams, Emmy Rossum, Samira Wiley, Margot Robbie y Sasha Pieterse fueron planteadas para el papel de Susan Storm. La última de ellas fue rechazada por ser demasiado joven (19 años). * Adrien Brody, Jonathan Rhys Meyers, Kit Harington, Anton Yelchin, Richard Madden y Jack O’Connell optaron al rol de Reed Richards. * Kiefer Sutherland, Bruce Willis y Christian Cooke fueron considerados para el personaje de Ben Grimm. * Eddie Redmayne, Jack Huston, Domhnall Gleeson y Sam Riley fueron considerados para interpretar al Dr. Muerte. * Cuatro semanas antes del estreno se rechazó la idea inicial de exhibirla en 3D. * Estrenada en Estados Unidos el 7 de agosto de 2015. En España se estrenó el 21 de agosto.

 

Luis Alboreca (Madrid. España)

Publicado en Cine | Etiquetado , , | Deja un comentario

Extinction (2015)

La Humanidad está asolada por los zombis. Ocho años después, dos hombres intentan sobrevivir habitando uno frente al otro; uno de ellos convive con una niña pequeña. El miedo a los zombis es grande, pero el odio entre ellos es más intenso aún…

Dirección: Miguel Ángel Vivas. Producción: La Ferme! Productions, Laokoon Filmgroup, Ombra Films, Telefonica Studios, Vaca Films. Productores: Jaume Collet-Serra, Ignacio Fernández-Veiga Feijóo, Brad Luff, Emma Lustres, Borja Pena, Juan Sola. Co-productores: Vérane Frédiani, Gábor Rajna, Franck Ribière, Gábor Sipos, Judit Stalter. Productores ejecutivos: Gabriel Arias-Salgado, James Gibb, Axel Kuschevatzky. Productores asociados: Charles M. Barsamian, Antonio P. Pérez, Franck Ribière. Guion: Alberto Marini, Miguel Ángel Vivas, basado en la novela …Y pese a todo de Juan de Dios Garduño. Música: Sergio Moure. Fotografía: Josu Inchaustegui. Diseño de producción: Juan Pedro de Gaspar. Montaje: Luis de la Madrid, Jordi López. Efectos especiales: Arturo Balceiro (adaptación del diseño de criaturas y supervisor de prótesis), Isidro Jiménez, Juan Manuel Nogales (supervisores de efectos visuales y efectos digitales). Intérpretes: Matthew Fox (Patrick), Jeffrey Donovan (Jack), Quinn McColgan (Lu), Valeria Vereau (Emma), Clara Lago (mujer), Eduardo Fedriani, Matt Devere, Alex Hafner, Jeremy Wheeler, Katharine Bubbear, Daniel Bargueño, Orsolya Bene, Lili Bordán, István Bán, Emília Gresicki, Laura Juhász, Kára Jurány, Dénes Kiss, Julio Perillán, Nikolett Takács, Adam Zambryzcki… Nacionalidad y año: España, Estados Unidos, Hungría, Francia 2015. Duración y datos técnicos: 112 min. Color 2.35:1.

poster

…Y pese a todo, una gran película

En la etapa de los sesenta y los setenta, cuando surgió la primera fiebre del cine zombi, tras el éxito de La noche de los muertos vivientes (Night of the Living Dead, 1968), de George A. Romero, una de las mejores películas que surgieron era debida a un director español, No profanar el sueño de los muertos / Non si deve profanare il sonno dei morti (1974), de Jorge Grau. Es curioso que ahora, con una nueva moda de la temática, una de las mejores cintas que ha aparecido hasta el momento sea también de manos de un cineasta español, Miguel Ángel Vivas, que saltó a la fama con otra potente película de carácter minimalista como la presente, Secuestrados (2010), aunque con anterioridad tiene otro largo, Reflejos (2002), que será menester rastrear y presenciar[1].

foto1

Curioso resulta de igual modo que, con la enorme cantidad de películas que han aparecido en esta actual oleada, haya de provenir del campo literario, algo menos explotado en ese sentido (aunque el aluvión también es grande) este enfoque adulto a una temática que se arrastraba cansinamente igual que un muerto viviente con las piernas amputadas.

foto2

Leí la novela …Y pese a todo, de Juan de Dios Garduño, cuando apareció en su primera edición, en 2010 —en la actualidad hay disponible una nueva versión por parte de Stella Maris, mucho más recomendable— y, sinceramente, no la recuerdo con suficiente detalle para efectuar un análisis comparativo. Sí recuerdo que el prólogo del film era uno de los muchos flash-backs que salpicaban la novela hacia la mitad, y que la acción de la película se ha concentrado en un eje único (el entorno en que viven los dos personajes) y no dispersa la acción. Sea como fuere, el gran hallazgo del libro, ese enfrentamiento cerril entre dos hombres que otrora fueron grandes amigos, pervive en el núcleo del film, y muestra la sinrazón del ser humano, que incluso en momentos trascendentales sigue obcecado en rencores —el motivo de ese enfrentamiento era uno de los elementos más débiles del libro, un adulterio, y en la película no es olvidado, pero se le permite el tiempo justo—.

foto3

En la ya citada Secuestrados Vivas demostró su enorme habilidad con los espacios cerrados, su capacidad para la atmósfera claustrofóbica. Aquí vuelve a demostrar de nuevo esa destreza, desde el soberbio prólogo, con un autobús atestado de refugiados, hasta las estancias que habitan los dos personajes (en especial uno de ellos). Si Secuestrados estaba rodada en un largo plano secuencia (trucado, obviamente), aquí aporta una narrativa más tradicional; muestra el clásico montaje abrupto en las escasas escenas de acción, aunque cabe referir que en todo momento se ve lo que sucede, en lugar de supeditarse a la confusión, tal como es de moda hoy en día. Exhibe, cómo no, una virguería técnica increíble, con un movimiento de cámara que se alza desde un personaje, atraviesa una pared y muestra a otro personaje que está al otro lado para, sin interrupción, descender, atravesando la casa, para bajar al primer piso y después al sótano.

foto4

Si en el libro de Garduño se percibía un trasfondo homenaje a Stephen King en múltiples detalles, en la película eso es obviado, y el nombre que más viene a la mente del aficionado es el de Steven Spielberg; la escena de la cena remite indefectiblemente a la de las confesiones en el barco, antes del clímax, de la excelente Tiburón (Jaws, 1975), y en un momento determinado un personaje relata a la niña E.T., el extraterrestre (E. T.: the Extra-Terrestial, 1982).

foto5

Una película circunscrita a tan pocos personajes por fuerza ha de contar con actores con suficiente potencia y carisma como para mantener el interés en todo momento. Al frente están dos hombres, Mathew Fox —Perdidos— y Jeffrey Donovan —Burn Notice—, a los que la verdad no había prestado excesiva atención hasta ahora, pero que hacen un excelente cometido. Pero el descubrimiento del film, desde luego, es la niña Quinn McColgan como Lu, con una carrera que comenzó en 2011, y donde, por ejemplo, interpreta a la hija de la protagonista en la mini-serie Mildred Pierce (Mildred Pierce, 2011), de Todd Haynes, o una de las pasajeras de la divertida Non-Stop – Sin escalas (Non Stop, 2014), de Jaume Collet-Serra, que en la presente es uno de los innumerables productores.

foto6

Se ha tachado a la película de lenta y de cursi. Apañados estamos si a estos niveles una película que se preocupa de desarrollar unos personajes, de otorgarles un perfil humano, unas motivaciones, hace perder el tiempo al público, o si los sentimientos, las necesidades y los anhelos entran en la categoría de lo afectado. Extinction es una cinta que se preocupa por los personajes, donde importan más los vivos que los muertos, donde la capacidad narradora de una increíble cámara demuestra el talento de un realizador al que espero seguir viendo por mucho tiempo en las pantallas. Y que, por favor, no tenga que viajar a otro país para demostrar lo que aquí no le permitan.

foto7

Anécdotas

Título de rodaje: Welcome to Harmony. * Se rodó en Budapest para aprovechar su habitual clima nevado, pero cuando fueron se toparon con que no nevó. * En la revista Fotogramas correspondiente a agosto de 2015 viene un cuento original de Juan de Dios Garduño centrado en lo que sucede a la pareja congelada que aparece unos segundos en el film. * Rodado entre el 27 de diciembre de 2013 y el 9 de mayo de 2014. * La película ha tardado cinco años desde que al autor de la novela le fueron comprados los derechos hasta que ésta se ha visto en pantallas. * Estreno en Estados Unidos: 21 de julio de 2015. Estreno en España: 14 de agosto de 2015.

foto8

Bibliografía

…Y pese a todo (Extinction); por Juan de Dios Garduño. Barcelona: Stella Maris, 2015. [Versión corregida y actualizada].

untitled

Carlos Díaz Maroto (Madrid. España)

[1] Amén de esto, tiene cuatro cortometrajes, Tesoro (1998), El hombre del saco (2002), I’ll See You in My Dreams (2003) y The Room (2011), y dirigió el episodio “Los tres cerditos” correspondiente a la serie de televisión Cuéntame un cuento (2013).

Publicado en Cine | Etiquetado , , | 1 Comentario

En septiembre: “Cine fantástico y de terror español”, coordinado por Rubén Higueras

11754330_747498612039562_8244688301728749736_o

En septiembre, y por parte de Ediciones T & B, aparece el libro Cine fantástico y de terror español: De los orígenes a la edad de oro (1912-1983), coordinado por Rubén Higueras.

El libro pretende dar cuenta de las particularidades concretas de una amplia selección de largometrajes pertenecientes al cine fantástico y de terror español con el objeto de reflejar las tensiones y contradicciones presentes en el seno de una producción de capital importancia para la industria fílmica española y el legado cultural de nuestro país. Al mismo tiempo, se aspira a dilucidar cuáles han sido las aportaciones de la cinematografía española al imaginario y la poética fantástica universal. Para ello, más de cuarenta autores examinan más de trescientos cincuenta títulos representativos de nuestro cine fantástico y de terror de manera individual, ubicando cada obra en su contexto histórico y pronunciándose sobre su valor artístico. Este volumen inicial abarca desde 1912 a 1983, fecha de irrupción de la conocida como “Ley Miró”. El segundo volumen, que debería aparecer en navidades de este año, comenzará a partir de 1984 y finalizará en 2015.

Autores: José Abad, Manuel Aguilar, Roberto Alcover Oti, Ramón Alfonso, Gerard Alonso i Cassadó, Daniel Ausente, Carlos Benítez Serrano, Óscar Brox, Gerard Casau, Juan Manuel Corral, Carlos A. Cuéllar Alejandro, Carlos Díaz Maroto, José Ángel de Dios, Albert Galera, Roberto García-Ochoa Peces, Sergi Grau, Pablo Herranz, Rubén Higueras Flores, Montserrat Hormigos Vaquero, Diego L., Ramón Monedero, José Francisco Montero, Carlos Morcillo Mira, Marco Antonio Núñez Cantos, Rubén Pajarón Pereira, David G. Panadero, Israel Paredes Badía, Pilar Pedraza, Luis Pérez Ochando, Juan Andrés Pedrero Santos, David Pizarro, Javier Pulido, Hilario J. Rodríguez, Javier G. Romero, Montse Rovira Centellas, Ángel Sala, Diego Salgado, José Luis Salvador Estébenez, Adrián Sánchez, Jordi Sánchez-Navarro, Rubén Sánchez-Trigos, José Manuel Serrano Cueto, Carlos Tejeda, John Tones, Javier G. Trigales, Joaquín Vallet Rodrigo.

 

Publicado en Literatura | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario